Paris
Campeny Estrany, Damià [Mataró, 1771 - Barcelona, 1855]
Técnica: Mármol
Dimensiones: 148 x 50 x 46 cm
Fecha: Entre 1803 - 1808
Clasificación genérica: Escultura
Inventario general: S/N
Ubicación: Casa Llotja de Barcelona
Observaciones:
Procedencia: Esta obra, juntamente con La Fe conyugal, Himeneo y Diana, tiene un origen dudoso. Las cuatro fueron hechas por Campeny en Roma y enviadas a Barcelona en 1815, acabada la guerra. Por su simbología matrimonial, algunos autores suponen que podían haber sido destinadas al monumento que la Junta de Comercio proyectaba levantar en Barcelona con motivo de la celebración de las dobles bodas reales en la ciudad en 1802 (Fernando VII de España con María Antonia de Nápoles y Francisco de Nápoles con María Isabel, princesa de Asturias y hermana de Fernando VII). Lo cierto es que, a pesar de la documentación existente sobre las piezas, su origen no queda nada claro, como tampoco su finalidad ni las fechas exactas de ejecución. En el año 1819 Campeny llevó las cuatro estátuas de escayola a Madrid, a la Corte, obras que poco después pasaron a la Academia de San Fernando, donde ahora sólo se conservan dos (La Fe Conyugal y Himeneo). En el año 1825, después de muchas vicisitudes, Campeny desembaló finalmente los mármoles -pués estaban guardados en las mismas cajas tal como los había enviado de Italia-, que se expusieron en la Lonja. Entonces los ofreció a la Junta, conjuntamente con otras obras suyas, y ésta las adquirió en agosto de aquel mismo año y las colocó en su gran salón, que hizo mejorar para cobijar unas obras que se consideraron de gran calidad artística. Exposiciones:Llotja 1825, pág. 28; Escultura 1989, núm. 88. Observaciones: esta obra forma parte del patrimonio escultórico de la Cámara de Comercio, como la Academia, también, entidad heredera de la Junta de Comercio que dio vida a la Casa de la Lonja. Se encuentra en el Salón Dorado de la Casa Llotja. Paris, tocado con la ligadura frigia, como correspondía a los pastores, aunque era hijo de Príamo, rey de Troya, fue abandonado en el bosque, pues un adivino había predicho que Paris traería la destrucción de Troya. Sostiene en la mano derecha la manzana de oro que Eris, o Discordia, para vengarse por no ser invitada al banquete de bodas de Tetis y Peleo, había lanzado sobre la mesa. En la fruta se leía: "para la más bonita". Hera, Atenea y Afrodita se disputaron la misma. Entonces Zeus decidió que Paris debía ser el juez de este litigio. Paris eligió Afrodita, y en consecuencia, como Helena de Esparta, la mujer más bella, pretendió el obsequio que Paris hizo a Afrodita, fue el inicio de la guerra de Troya.


Aviso Legal Contacto con la Academia Buscar Facebook