Historia


Después de las solicitudes dirigidas al rey por los artistas e intelectuales de Barcelona, para crear una Academia de Bellas Artes en la ciudad, similar a la establecida en Madrid en 1752, fue finalmente la Junta Particular de Comercio -creada por Fernando VI en 1758 y ratificada por Carlos III en 1760- la responsable de la creación de una Escuela de Dibujo en Barcelona, que abrió sus puertas el año 1775, con el nombre de Escuela Gratuita de Diseño, en la planta alta del histórico edificio de la Lonja de Mar de Barcelona. Posteriormente, en 1778, la Junta amplió la enseñanza a pintura, escultura y arquitectura, y pasó a denominarse Escuela de Nobles Artes.


En 1838, el Ministro de Gobernación defendió el proyecto de autorizar la creación de la Academia de Barcelona, para poder conceder el título de arquitecto. A pesar de esto, no fue hasta después que en 1847 las Juntas de Comercio se transformaran en corporaciones meramente consultivas, que un Real Decreto de Isabel II de 31 de octubre de 1849 creó las Academias Provinciales de Bellas Artes, como órganos consultivos del Estado en las cuestiones artísticas de las provincias, con las funciones de velar por el patrimonio, fomentar el estudio de las Bellas Artes y, fundamentalmente, dirigir la enseñanza existente en las diferentes localidades del Estado. En 1850 quedó constituida, pues, la Academia de Bellas Artes de Barcelona, que dirigió la Escuela desde entonces, compartiendo con ella su sede en el segundo piso de la Lonja.


Tras un periodo de interregismo entre la Academia y la Universidad, el año 1900 se hace efectiva la desvinculación definitiva de la Escuela con la Academia, planteada ya por un Real Decreto de 8 de julio de 1892.


En 1928, la Academia pasó a denominarse Real Academia de Bellas Artes de San Jorge y, posteriormente, en 1930 Real Academia Catalana de Bellas Artes de San Jorge, siendo su presidente el Conde de Güell.


Mientras que la Escuela Superior de Bellas Artes se fue de la Lonja en 1940, y la Escuela de Artes y Oficios Artísticos lo hizo a finales de la década de los años sesenta del siglo XX, la Real Academia todavía hoy mantiene su sede en el segundo piso del edificio.


En 1989 se pasó a denominar Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi.


Aviso Legal Contacto con la Academia Buscar Facebook