El Museo de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi es continuador directo de uno de los primeros museos de arte que existieron en Cataluña, el de la Escuela de Llotja, establecida por la Junta de Comercio el año 1775.


La Escuela creó el Museo con finalidades pedagógicas, reuniendo obras que sirvieran de modelo a los estudiantes, como ejercicios de los profesores y de los alumnos premiados y pensionados. Pronto se comenzó a ampliar con fondos procedentes de iglesias y conventos afectados por la guerra del francés y las desamortizaciones, como también con adquisiciones y donaciones diversas que elevaron su nivel y representatividad.


La Academia se hizo cargo de este Museo y de la Escuela en el mismo momento de su constitución, en 1850.


Cuando los modernos museos de arte catalán fueron formalmente organizados, a comienzos del siglo XX, la Academia contribuyó de manera decisiva con el depósito de una selección de piezas importantes de su Museo, que incluye obras de Annibale Carracci, Francisco Pacheco, Joan Ribalta, Antoni Viladomat, Manuel Bayeu, Salvador Mayol, Francesc Lacoma, Antonio Mª Esquivel, Lluís Rigalt, Benet Mercadé y otros muchos autores.


El Museo de la Academia es un centro de referencia para el arte catalán de los siglos XVIII y XIX. Conserva en su histórica sede de la Casa Llotja de Mar obras fundamentales de artistas como Damià Campeny, Antoni Solà, Josep Flaugier, Claudi Lorenzale, Marià Fortuny, Lluís Rigalt, Pau Milà y Fontanals, Pelegrí Clavé, Ramon Martí Alsina, Antoni Caba, etc. Están representados los géneros y las temáticas que predominan en el arte del neoclasicismo, el purismo catalán, el romanticismo y el realismo: la mitología y la historia, la temática religiosa, el retrato, el paisaje o la pintura de flores, cultivada por los estudiantes de Bellas Artes como ejercicio para la realización de estampados.


También destacan numerosas obras singulares -pinturas y esculturas- de artistas europeos -Pierre Mignard, Onorio Marinari-, españoles -Josep Camaron, Josep Vergara, los Bayeu, Mariano Salvador Maella, Vicente López, Federico de Madrazo-, de los miembros de la Academia y de los profesores de la Escuela de Llotja. Incluye así mismo obra contemporánea de miembros actuales de la Academia.


Entre 1999 y 2002 la Academia ha publicado los catálogos de las colecciones de pintura y escultura del Museo y el de los dibujos de Lluís Rigalt.


Para más información clicar aquí (texto introductorio del Catàleg del Museu de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi. I-Pintura por Francesc Fontbona).



CONTENIDOS DE LA ACTUAL COLECCIÓN DE LA REIAL ACADÈMIA CATALANA DE BELLES ARTS DE SANT JORDI


PINTURA


La colección consta de más de 700 pinturas, datadas entre el siglo XV y el siglo XXI. La mayoría se conserva en la Academia, si bien más de un centenar de ellas se encuentran depositadas en diferentes museos y entidades: Museu Nacional d’Art de Catalunya, Museu Frederic Marès de Barcelona, Museo Frederic Marès de Montblanc, Escola Superior de Disseny i d’Arts Llotja, Cercle del Liceu de Barcelona y Palau de la Generalitat de Catalunya.


En cuanto al depósito del MNAC, la mayor parte de las obras se entregaron en 1906 a los Museos de Arte de Barcelona, siendo en un principio un depósito de 131 piezas -de las cuales se han recuperado 39-, para colaborar con el proyecto de la Diputación de 1893 de crear un Museo Provincial de Bellas Artes. Actualmente, muchas de estas pinturas forman parte de la exposición permanente del MNAC, al Palau Nacional de Montjuic. Las obras más importantes de la colección de la Academia, 9 de las pinturas creadas por Annibale Carracci para la capilla Herrera de San Giacomo degli Spagnuoli (Roma), que se incorporaron al fondo académico en 1851, o la famosa serie de 20 cuadros sobre la Vida de San Francisco, de Antoni Viladomat, forman parte de este depósito.


Así mismo, la colección cuenta en la actualidad con 6 de las 26 piezas depositadas por el Estado a la Academia en 1868.


Al margen de estas obras, hay 170 pinturas incluidas en los catálogos antiguos de las cuales hoy se desconoce la localización.


ESCULTURA Y ARTES DECORATIVAS


Son más de 250 las piezas de escultura y medallas que se conservan en la institución, entre relieves, bustos y estatuas en yeso, terracota, mármol o bronce; medallones ornamentales y algunos objetos, que cronológicamente alcanzan desde el 1798 hasta el 2009. Las medallas -modelos en tiza, reproducciones u obras en bronce-, pertenecen básicamente a la serie de reproducciones decimonónicas de medallas renacentistas, a la serie de modelos en yeso del medallista Antoni Parera Saurina (1868-1946) y a la donación del medallista contemporáneo Ramon Ferran (1927). Una de las esculturas, el Busto retrato del arquitecto Lluís Domènech i Montaner, de Eusebi Arnau, se encuentra en depósito a la Casa-Museu Domènech i Montaner de Canet de Mar.


El fondo de escultura se completa con 23 piezas que o bien forman parte de la decoración de la Casa Llotja -estatuas del patio de entrada o de la escalera principal-, o bien proceden de la misma colección que las esculturas que se encuentran dentro de la Academia, generada por la actividad de la Escuela de Bellas artes, como es el caso de las obras de Damià Campeny. Por esta razón también se incorporaron en el catálogo de la escultura, publicado por la Academia en 2000.


DIBUJOS, PLANOS Y ESTAMPAS


La colección conserva también más de 5.000 dibujos de procedencias y tipologías diversas (siglos XVIII-XXI), que se han ido incorporando a la colección académica a lo largo de su historia por donaciones, legados y adquisiciones. Desafortunadamente, y al contrario de lo que sucede con la pintura y la escultura, de la numerosa colección de dibujos que se tendría que conservar procedente fundamentalmente de los trabajos, ejercicios de clase, obras premiadas, estudios y proyectos realizados tanto por los alumnos cómo por los maestros de la Escuela de Bellas artes –cómo es habitual en la mayoría de las Reales Academias de Bellas artes actuales–, casi no se conservan dibujos y planos, porque, según las escasas noticias que se tienen, el grueso de la colección salió de la Casa Llotja cuando la Escuela marchó del edificio.


Podemos encontrar dibujos de Vicenç Rodes, Joaquín Mosterini, Lluís Rigalt, Marià Fortuny, Pau Milà, Josep de Manjarrés, Ramon Martí Alsina, Agustí Rigalt, Vicenç Genovart Alsina, Enric Monserdà, Apel•les Mestres, así como de Joaquim Renart, Ignasi Serra Goday, Domènech Fita, Emili Grau Sala, Montserrat Gudiol, Enric Llimona, Lluís M. Saumells o Josep Ma Subirachs. También se conserva un gran número de las obras ganadoras del Concurso Internacional de Dibujo de la Fundació Ynglada-Guillot, que se organiza anualmente desde 1959.


Los 703 dibujos de Lluís Rigalt han sido publicados en el tercer volumen de los catálogos de la colección académica en 2002, y se pueden consultar en esta página. Así mismo, también se pueden consultar los dibujos de Marià Fortuny.


En cuanto a los planos y dibujos de arquitectura, se conservan alrededor de 1.500, procedentes en su mayoría del legado de Apel·les Mestres y de la Escuela de Arquitectura, con una importante representación de obras de Josep O. Mestres Esplugues, los hermanos Bladó, Josep Casademunt, Francesc Daniel i Molina, Elies Rogent o Francesc de P. Nebot.


También encontramos alrededor de 1.000 estampas, realizadas entre los siglos XVII y XXI, así como varias matrices del siglo XX. A estas obras se tendrían que añadir las estampas encuadernadas y los libros ilustrados que se conservan en la Biblioteca. Los artistas más destacados son Salvatore Rosa, Giovanni Volpato, Gerard Audran, Raphael Morghen, N.-E. Edelinck, A. Hoffmann, N. Berghem, D. Danckerts, Pasqual Pere Moles, J. A. Salvador Carmona, Manuel Esquivel de Sotomayor, Marià Fortuny, Joaquim Pi i Margall, Antoni Ollé Pinell, Joan Barbarà, Josep Benet Espuny o Marià Casas Hierro.


LA EXPOSICIÓN PERMANENTE DE LA ACADEMIA


La exposición permanente de la colección artística de la Academia está abierta al público y se encuentra en la misma sede de la Academia, dentro del espacio que actualmente conserva la institución en una parte del segundo piso de la Llotja, aunque históricamente este piso estuvo destinado en su totalidad a la Academia y a la Escuela de Bellas Artes. Es, por lo tanto, un espacio histórico, pero también un espacio vivo y activo, que continúa desarrollando toda la actividad académica.


El recorrido se establece por nueve de las once salas de la Academia -dos están destinadas a despachos-, pasillos y salones que, a pesar de las reformas efectuadas a lo largo de más de dos siglos de existencia, cuentan con la singularidad de conservar el aire y la disposición de las galerías artísticas decimonónicas, lo cual dota al espacio de un carácter único en Barcelona. Pero, esta peculiaridad también condiciona el discurso expositivo de la colección, puesto que se tiene que adaptar a los espacios existentes, de tal forma que no es posible establecer un orden rigurosamente cronológico o temático.


En total se exponen 373 obras, cómo hemos visto, de un valor histórico y artístico indudable, entre las cuales se incluyen también piezas de arte contemporáneo, gracias a las aportaciones que realizan los académicos artistas cuando ingresan en la institución. En concreto se muestran 269 pinturas, 72 esculturas, 24 dibujos, 3 estampas, 4 piezas cerámicas y 1 esmalte, que se distribuyen en las diferentes salas visitables, desde la entrada hasta la biblioteca.


El acceso a la colección es libre dentro del horario establecido: de lunes a viernes, de 10 a 14 h. Se pueden también realizar visitas guiadas para grupos previa concertación (ver más información).


Aviso Legal Contacto con la Academia Buscar Facebook